Un poquito no más de historia…

Un poquito no más de historia…

Hace un par de años atrás y un poco más también, me senté a laburar en una RADIO porque le tenía ganas y porque me dieron la posibilidad, recuerdo haber dicho en aquella oportunidad que llegaba para sumar, para demostrar y demostrarme que conquistando el miedo seguramente sería el comienzo de algo por demás nuevo e importante…. Una ferretería , una retacería y un negocio demasiado nuevo y austero de artículos de limpieza sin conocerme me dieron su confianza como para empezar en una actividad que de hecho disgusta a más de un colega, cuando los oyentes comienzan a aparecer y las publicidades crecen sin siquiera uno darse cuenta.

La ingratitud de la profesión hace que no seamos rentados, que estemos en negro, que no tengamos una cobertura médica, que vendamos publicidad por unas pocas monedas y que compremos espacios que rigurosamente hay que pagar del 1 al 5 de cada mes. Obvio que en esos más de 40 meses cumplí con mis obligaciones religiosamente como lo hace la GENTE de PALABRA, una neumonía me dejo afuera un par de semanas y los faltazos creo que se pueden contar con los dedos de las manos, que de hecho cuando sucedieron fueron por causas de fuerza mayor.

Capaz ahí esté el secreto de la confianza de la gente que a medida que iban pasando los programas me iban creyendo, me iban queriendo y me daban esa seguridad para ir un poquito más allá de los límites que al menos en mi caso jamás me puse.

Terminó un gobierno local, arrancó el otro y el compromiso social cada vez me intereso más porque la gente dejo de hablar por lo bajo y encontró en NEGRA MAÑANA un canal para decir lo que no se quiere escuchar, pero también para desahogarse por un sistema que vaya a saber porque RARA cuestión está demasiado tranquilo y con pocas ganas de arrancar y donde queda preso y cautivo por supuesto, el habitante común, el laburante, al ama de casa, ese ALMAFUERTENSE como yo que sangra por la herida cuando ve que el sistema no funciona.

Al terminar cada periodo negociaba mi nueva temporada para mi tranquilidad y para la del propietario de aquella radio, de hecho en aquel diciembre del 2016 cuando termino, concertamos lo que sería el nuevo año que RARAMENTE terminó demasiado temprano para este humilde morocho hablador e irritador.

Sin miedo a equivocarme estoy totalmente convencido que el producto logró ser escuchado y creíble, porque llamados, mensajes, la gente en la calle y por supuesto los auspiciantes así lo fueron demostrando.
Lamentablemente la puta POPULARIDAD, esa que es la suma de un montón de pequeños esfuerzos que se fueron repitiendo día a día y año tras año tuvo que detenerse.

De muy buena manera cierto día me invitaron a cambiar mi forma de decir, mi forma de opinar, mi forma de pensar y mi forma de hacer el programa porque DEMASIADAS PRESIONES hacían insostenible mi continuidad laboral cosa que no me gusto en lo más mínimo pero entendí y que me llevaron a tomar la decisión de terminarlo un viernes a finales de ABRIL, ese programa que sembré, crié, regué haciéndolo crecer hasta ser toda una realidad y un modo de vida para mí y que bajo ningún punto de vista a los 52 años jamás cambiara mi manera de pensar ni proceder y menos aun poniéndole precio a mi silencio.

Se ganar, se empatar pero también se PERDER y creo haberme ido con la conciencia tranquila, sin deberle absolutamente a nadie, con la frente en alto, por la puerta de adelante y lo más importante sin TRANSAR en una sociedad que está BASTANTE VICIADA de esa puta palabra que es el BILLETE que pervierte y compra personas.
Como esta actividad me gusta y la siento, pedí laburo en medios colegas pero como las PAUTAS OFICIALES según ellos son necesarias para subsistir no encontré el espacio que tanto necesitaba porque dicen soy un tipo problemático para cierta parte de la sociedad.

Libertad de prensa, libertad de expresión en pleno siglo 21 pareciera ser una utopía porque la dictadura ya hace bastantes décadas desapareció, y por supuesto la esclavitud se abolió en este país allá por mediados del 1800 si mal no me enseñaron en la parva de escuelas a las que fui.

Soy un agradecido por el cariño, por el aguante, por compartir mi tristeza, por confiarme sus problemas y por un montón de cuestiones más que sería demasiado aburrido enumerar.
QUE NO EXISTA UNA BUENA RAZON PARA QUEDARSE NO DEJO DE SER UNA BUENA RAZON PARA MARCHARME
Fue jodido terminar, fue jodido irse, fue jodido desilusionarse de la gente que a veces creemos conocer.
Me fui de aquella radio fuerte, me fui con ganas, me fui con proyectos pero también me fui con la convicción de saber que me puse los problemas de la gente al hombro, los hice míos, los manifesté y capaz por ser tan BOCÓN hubo que salir a buscar nuevas alternativas.

Arme una radio de juguete, muy austera y con lo básico, que capaz se le vaya la onda y se viva cortando, capaz reniegue un poco bastante pa’ que suene bien, eso sí, entre un montoncito de gente que en muchos casos no me conocía todos aportaron lo que tuvieron a mano UNA SILLA, UN CABLE, UN CPU, UN MAPLE DE HUEVO, UN MOUSE, UNA MESITA, UN MONITOR, UN FIADO A CUENTA, UNA PROLONGACIÓN, UNA ZAPATILLA, UN POCO DE GUITA PRESTADA DESINTERESADAMENTE y algunas que otras cositas que me dieron, regalaron o prestaron para que pueda seguir laburando de esto que siento y tanto me gusta, para poder morfar todos los días, pagar mi alquiler y al menos intentar vivir dignamente.

Una fresca mañana de MAYO empecé a caminar de nuevo, otra vez dejando el pasado atrás sin anhelos, sin lágrimas sin dolores y por sobre todas las cosas sin ningún tipo de rencores.

Agradezco a todas esas NEGRAS y NEGROS MAÑANEROS conocidos y desconocidos que hicieron mi carcajada más sonora, mis palabras más fuertes, mi sonrisa más brillante y por supuesto mi vida que no ha sido nada fácil, mucho mejor.

Que DIOS me los bendiga a todos… Gracias por darme tanto y por darles tan poco.

Palabras más, palabras menos es mi oscuro y personal pensamiento reflexivo de porque después de tanto andar, después de tanto dar mil vueltas y terminar mareado como un loco decidí parar un poco y fundar mi propia locura radiofónica… Sean todos Bienvenidos a “La Morocha Radio” 104.1… SOY CLARO?

Roli
14 de julio de 2017
Dicen…

Dicen que los buenos periodistas necesitan una buena dosis de rebeldía y audacia cotidiana… dicen que para sentir el periodismo no hay que transar ni ponerle precio a las palabras… dicen también que para ser periodista hay que saber LEER y poder manifestarse ESCRIBIENDO… dicen por ahí que cuando sos periodista a lo mejor muchos pueden no estar de acuerdo con lo que se dice pero el derecho a expresarse es lo que se defiende cuando hay convicción… de hecho la mejor noticia nunca será la que se da primero si no por supuesto la que se da mejor, llega, provoca emociones y a veces hasta se convierte en CHUSMERIO… de hecho me gusta tanto este laburito DIARIO que al no ser profesional ni mucho menos idóneo, al menos cada NEGRO DIA algo sigo intentando aprender…

+ de 2900

Amigos

Millones de canciones

Escuchando

20 Años

En vivo

Mi visión

Mi “moral” es la voz que siempre va a guiar mi Negra y Morocha conciencia por el camino correcto… para otros en cambio todo tiene un PUTO precio y para un grupo minúsculo de OPRESORES Y TIRANOS absolutamente nada de escrúpulos… CREER O REVENTAR?

 

Gente!

Si tienen ganas y les pinta, los espero por 104.1 FM para que sigan escuchando esta
NEGRA MAÑANA, que tanto me gusta hacer y que ustedes hicieron toda una realidad.. SOY CLARO?